EXPOSICIONESVISITASPUBLICACIONESANUNCIOS

InicioServiciosActividadesRutasEnlacesAmigos MuseoTrámites

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualizada:

31/07/2012

 

Resolución:

1024X768

 

 

 

Arqueología Vilalbesa.

El Concejo de Vilalba es muy rico en restos arqueológicos, a través de ellos podemos comprender los cambios que se desarrollaron desde la llegada de los primeros grupos de cazadores-recolectores, en la Edad de la Piedra Lascada, hasta los tiempos de abandono de los castros, realizado tras la conclusión del yugo romano.

Diseminados por todo el término municipal se han documentado cinco yacimientos de la Edad de la Piedra Lascada, cerca de doscientos enterramientos tumulares, más de treinta castros, una decena de yacimientos romanos, y numerosos restos atribuidos a la Edad del Bronce. Desgraciadamente pocos de ellos han sido excavados, y ninguno ha sido objeto de una puesta en valor; esta ruta que proponemos nos acercará a los yacimientos más emblemáticos y de más fácil comprensión encuadrados en las etapas fundamentales de la Prehistoria e Historia Antigua de Galicia.

Para un mejor aprovechamiento de esta ruta, resulta imprescindible la visita al Museo de Prehistoria e Arqueoloxía de Vilalba (Rúa Dr. Domingo Goas, 2), donde, de forma amena y muy didáctica, podremos acercarnos a la comprensión de estas sociedades pretéritas y de sus modos de vida.

La ruta, incluida la visita al Museo, tiene un duración de media jornada; no está señalizada, ni adaptada, pero no presenta dificultades, excepto para usuarios con déficit de movilidad.

 

 


 

Ver Ruta Arqueoloxía en nun mapa más grande.

 

Se puede descargar el folleto de la ruta pulsando aquí.

 

Recomendaciones.

Esta ruta se puede realizar en turismos y vehículos 4X4, también en autocares de tamaño medio. En este caso, para la visita al Castro de Gondaisque, se tendrá que hacer el trayecto desde la carretera caminando, en lugar de conducir por la pista hasta las casas de O Castro; para la visita a Pedra Chantada, en lugar de desviarse en el núcleo de A Ribeira, se deberá continuar hasta O Carrizo, allí por la LU-861 en dirección Ferrol, para coger la primera pista a la derecha, donde se dejará el autocar en su parte final, para continuar a pié hacia la derecha.

En la aplicación de GoogleMaps los trazados en color roja marcan los trayectos para hacer a pie.

El progresivo deterioro de las pistas no pavimentadas puede dificultar el tráfico rodado por algunos trechos, y producir daños en los vehículos, aconsejamos actuar con prudencia y continuar paseando cuando las pistas estén en malas condiciones.

Elementos de la Ruta.

Al lado de estos ocho elementos principales señalamos, tanto en el folleto, como en el plano, otros elementos de interés.

1. Roza das Modias, 1.

El mayor túmulo de los ocho que componen la necrópolis de Roza das Modias, presenta la cámara mortuoria con sus lajas decoradas con líneas onduladas. Las losas de cobertura le fueron extraídas y se encuentran en la parte superior del túmulo, la cámara está compuesta  por siete lajas hincadas, pudiéndose reconocer el inicio de un corredor hacia el Este. Cronológicamente se encuadra dentro del Neolítico final. Su actual estado de abandono pone en peligro la conservación de los grabados del espacio funerario.

 

2. Iglesario de Boizán. 

El iglesiario de Boizán está configurado por un esbelto cruceiro, un cementerio de fabulosos panteones neogóticos de la primera mitad del siglo XX, y un templo parroquial de probable origen románico, a juzgar por los canecillos que conserva.

 

3. Castro de Gondaisque.

El Castro de Gondaisque, todavía sin excavar, presenta un recinto circular protegido por varios fosos y parapetos, así como restos de un recinto exterior o antecastro al sur. Se conoce un asentamiento romano en sus inmediaciones, Vilar de Eimil.

 

4. Cruceiro de Lanzán.

El cruceiro de Lanzán fue erguido en 1806 por la devoción de un particular. Es el ejemplo más sobresaliente de los cruceiros chairegos, pertenecientes al grupo de los Carboeira, su pedestal está presidido por Santiago Matamoros, y en los laterales presenta imágenes de San José y San Roque; sobre su base se encuentra una figura sedente de “Ecce homo” que conserva restos de policromía; el fuste, decorado con relieves de los elementos de la pasión de Cristo, está coronado por un capitel cuadrifronte con volutas, que muestra querubines y aparece orlado por cadenas; la cruz, acompañada de dos figuras menores de iconografía irreconocible, está presidida por el Crucificado, cuyos pies reposan en una calavera, en la parte posterior  de la cruz exhibe el grupo de la Piedad.

5. Iglesario de Codesido.

El Castro de Codesido se corresponde con el prototipo de castro de estas zonas llanas, de forma circular, estructura simple compuesta por un único parapeto defensivo y con un manantial en su interior. A pesar de estar bastante deteriorado, especialmente por la reciente ampliación de un cementerio, permite apreciar su sistema defensivo. En su interior se encuentra una sencilla iglesia reformada a mediados del siglo XVIII y un buen cruceiro Carboeira, afectado por una reciente intervención. El cementerio primitivo, de principios del XX, muestra un curioso epígrafe en el dintel de acceso, en su interior conserva una lápida donde se despliega la iconografía principal de los cruceiros Carboeira.

 

6. Pedra Chantada de O Carrizo.

De los pocos ejemplo de menhires conservados en Galicia, éste de O Carrizo es el más notable. Se encuentra aproximadamente en el centro de una gran necrópolis megalítica que se desarrolla a lo largo de un antiguo camino. Habitualmente se relacionan estos monolitos con cultos a las encrucijadas, que los romanos aglutinaron bajo la adoración de los Lares Viales, siendo ambos antecesores de los cruceiros. La escasa abundancia de menhires en Galicia hay que explicarla por la sustitución de las monolíticas formas primigenias por altares romanos, y de éstos, con el cristianismo, por cruceiros.

 

7. Abrigo de Pena Grande.

Pena Grande es el más importante y monumental yacimiento del Paleolítico de Galicia, grupos de cazadores nómadas, acamparon bajo este potente afloramiento rocoso de modo estacional. Desde su privilegiado asentamiento, bien protegido de las inclemencias del frío clima de la época, controlaban las migraciones de las grandes manadas de animales que surcaban el territorio; estos animales les servían de alimento, les proporcionaban pieles para abrigarse y les ofrecían astas y huesos para hacer puntas de lanza y agujas de coser.

 

8. Túmulo de Estelo.

El Túmulo de Estelo es el mayor de los que forman parte de la necrópolis de Pena Grande, tiene dos metros de altura y dieciocho metros de diámetro. Al haber sido desposeída de su losa de cubierta, se puede observar una cámara mortuoria poligonal, formada por cinco lajas y abierta hacia levante.

- Bloques Temáticos de la Exposición Permanente -

IntroduciónE. Piedra LascadaE. Piedra PulidaEdad del BronceEdad del HierroÉpoca Romana