EXPOSICIONESVISITASPUBLICACIONESANUNCIOS

InicioServiciosActividadesRutasEnlacesAmigos MuseoTrámites

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualizada:

31/07/2012

 

Resolución:

1024X768

Materiales Expuestos

 

Evolución de las formas de las viviendas.

Hoy en día los museos tienen que ser concebidos como entidades dinamizadoras de la cultura y de la sociedad, rechazando el concepto de estas instituciones entendidas como exposiciones imperturbables en el tiempo, semejantes a las tiendas de anticuarios de siglos pasados. Por eso la exposición permanente del Museo de Prehistoria e Arqueoloxía de Vilalba va mudando su cara a medida que se registran nuevos depósitos de materiales, y avanza el conocimiento de las gentes de la Prehistoria.

 

Cuadro cronológico.

La Prehistoria, aquella época de la vida del hombre de la cual no tenemos documentos escritos, es el más largo período de la evolución de la Humanidad, y su conocimiento sólo se pode conseguir a través del estudio de sus restos materiales. Este lapso de tiempo representa casi la totalidad de la existencia del hombre sobre la tierra (99,8 %). En su transcurso el hombre adquirió sus características físicas actuales y la plenitud de sus capacidades, que luego desarrollará en el período histórico. La tierra sufrió importantes cambios climáticos, que provocaron cambios en la flora y en la fauna a los que el hombre se supo adaptar.

La Historia viene definida por la existencia de textos escritos que nos dan a conocer los diferentes procesos y singularidades de cada época. En Galicia esta etapa comienza con los romanos, ya que la población indígena no conocía la escritura.

 

Duración de la Prehistoria en relación con la Historia.

Entre estas dos etapas existe una tercera, la Protohistoria, que en nuestra tierra coincide con el mundo de los castros. De ellos tenemos documentos escritos, pero hechos por otros pueblos como los griegos y los romanos.

La cuantificación del espacio temporal de la temática de este Museo la podemos ejemplificar del siguiente modo: el hombre comienza su andadura dos millones de años antes de Cristo, si este tiempo lo comparamos con una hora, siete segundos corresponden al Período Histórico, y el resto al Prehistórico.

La fauna de una determinada región cambia con el transcurso del tiempo como respuesta a las oscilaciones climáticas; aparecen en escena nuevas especies y otras desaparecen, se extinguen o migran. Pero no todos los animales reaccionan del mismo modo frente a los cambios climáticos: mientras unos apenas nos ofrecen información, otros son muy valiosos tanto para indicar unas condiciones climáticas determinadas como para ofrecer una cronología concreta.

 

Cova da Valiña (Castroverde, Lugo).

Así pues, en el Pleistoceno podemos establecer sus tres divisiones basándonos en las especies de elefantes que predominaron en Europa. De tal modo, a lo largo del Paleolítico los paisajes de herbáceas estarían poblados por rebaños de caballos, bisontes, uros y rinocerontes, como pone de manifesto la fauna recuperada en la Cova da Valiña. Las zonas más frías estaban habitadas por mamuts, rinocerontes lanudos y renos y los bosques templados por ciervos y jabalíes.

 

Esquema estratigráfico.

El método estratigráfico comenzó a emplearse en la arqueología prehistórica cuando se observó que cada capa de tierra es posterior a la que se encuentra debajo, y que las distintas capas de los sedimentos de las cuevas contenían restos animales y humanos diferentes, ordenados de abajo cara arriba, de más antiguo a más reciente. Con el paso del tiempo la estratigrafía ha contado con la incorporación de nuevos métodos de análisis (tanto químicos como físicos) que le han permitido acercarse al modo de formación del suelo y como el hombre pudo alterar este proceso. También se puede testimoniar la presencia de actividad humana por la cantidad de fósforo en el perfil de un yacimiento, como por ejemplo en el yacimiento paleolítico de Pena Grande (Vilalba) donde la variación en profundidad de la cantidad de fósforo en el perfil refleja una larga ocupación humana en su base.

 

Grano de polen visto al microscopio.

Basándose en los granos de polen y en las esporas recuperados en muestras de los diferentes niveles de una turbera o de un yacimiento arqueológico se puede reconstruír la flora del área a lo largo de la Historia. La reconstrución de la flora refleja las variaciones climáticas y los cambios que el hombre pudo introducir en el territorio. La aparición de la agricultura se documenta por la presencia de pólenes de cereales y de otras plantas relacionadas con los cultivos.

Una herencia de las clasificaciones de las ciencias naturales muy empleada en la arqueología es el método tipológico. La evolución de las formas, de la complejidad de las mismas y su mayor diversificación. Así, las propias características de los objetos, como la presencia y ausencia de elementos determinados dentro de un conjunto nos permiten establecer su correspondencia cronológica y cultural; como sucede con los machados de la Edad del Bronce.

 

Evolución formal de las hachas de tope de bronce.

 

Materiales Expuestos.

 

Vitrina-01: Contiene restos faunísticos de la Cova da Valiña (Castroverde) entre los que destacan los de rinoceronte, hiena, oso, bisonte/uro y caballo, datados hace unos 30.000 anos. También se muestran restos de abedul fosilizado procedentes de las turberas de la Serra do Xistral, con una antiguedad de 5.000 anos.

 

.

Restos de rinoceronte

- Bloques Temáticos de la Exposición Permanente -

IntroduciónE. Piedra LascadaE. Piedra PulidaEdad del BronceEdad del HierroÉpoca Romana